lunes, 17 de julio de 2017

A Pepe.

A Pepe .

Hay un niño de tez clara
que llega por la esquina,
y durante el día
sube y baja de las combis,
con su bolso negro,
 vendiendo caramelos,
para comprarse un plato de comida.

Es un niño de 7 años,
enfrentando la dura travesía,
con ahínco lo hace todos los días,
baila, canta, se disfraza de payaso,
y a muchos pasajeros tristes,
 les saca una sonrisa.

Tiene fe y mucha fe,
por eso, noche tras noche va a la misa,
con su pantalón Jeans,
y su camisa descolorida,
llega a la iglesia a pedirle a Dios
que cuide de sus hermanitos,
mientras él trabaja noche y día.

Camina por las calles,
y sabe que nada gratis,
todo se gana con esfuerzo,
desde un pan, hasta un jugo de cereza,
 va a los restaurantes de la cuidad
y toca su guitarra,
el mozo se conmueve con su música,
y la llama a comer en su mesa.
          
Es un niño que dentro de su alma
lleva una gran melancolía,
pero ante los ojos del mundo,
tiene una gran alegría.

En las noches llega a su barrio
y encuentra a sus amigos
con ellos ha hecho una gran amistad,
por eso les cuenta:

Que al amanecer irá a vender el diario
por toda la capital
y así ganar unos centavos más,
y comprarle a su hermanito un juguete,
un juguete, lo que él nunca lo tuvo,
cuando llegaba la  Navidad.

Bαjo el Noмвre de Poeтιтα αzυl®/

(Imagen web)

1 comentario:

  1. Bello poema Poetita ,cuantos niños pasan hambre,frío y la gente da vuelta la cara ,muchas gracias por traernos en este poema que es hora de hacer algo por ellos.
    Un abrazo amigo
    Noe

    ResponderEliminar