martes, 3 de enero de 2017

Mi viejo, mi abuelo.

Mi viejo, mi abuelo.


Mi viejo y querido abuelo,
te recuerdo hoy en el invierno,
como también en el verano.
Sé que estás en el cielo
al lado de Jesús rezando el padre nuestro.


Tu sombrero de paja, tu poncho de lana,
te abrigaban del frío de la mañana,
tus alabanzas resonaban en la montaña,
mi querido abuelo como se te extraña.


Han pasado muchos años,
tus rezos no han cesado.
Que recuerdos en el tiempo
podrá borrar el pasado.


Dios quiso que estés a su lado
con tu rezo y tu canto,
en la tierra habrá tristeza y llanto.
Mi amigo, mi querido abuelo,
serás guardián y amigo de algún santo.


Cómo fingir tu ausencia,
la tristeza me envuelve
al dejar el ramo de flores
y prender la vela en esa tierra amarillenta.
“Mi viejo, mi abuelo”
algún día estaremos juntos en la noche fresca,
sabiendo que la muerte
a veces está tan lejos, tan cerca.


Desde que te fuiste de tu lugar,
está desolada y fúnebre tu hogar,
seres que van y vienen, como tú jamás.
“Mi viejo, mi abuelo”
el eco de tu canto no se oirá más.

Bajo el Nombre de Poetita azul®/


No hay comentarios:

Publicar un comentario