miércoles, 4 de enero de 2017

¡Sabes cuánto te adoro!

¡Sabes cuánto te adoro!
 
Suena el reloj
y a lo lejos el gallo canta también,
se levanta mi amor con el rocío de oro,
me prepara una tasita de café
y me besa, por eso,
y otras cosas más…
¡Sabe cuánto le adoro!

Ella me espera todas las noches,
al costado de la pista,
sentada en la piedra fría,
envuelto en la colcha rosada
y en sus brazos mi tesoro.
Se preocupa en todo,
me cubre con el paraguas en la lluvia,
por eso, y otras cosas más…
¡Sabe cuánto le adoro!

Me abriga con la fresada
como si fuera un niño,
alza sus plegarías
 sentada en el filo de la cama,
ruega que no me pase nada
 y le da gracias a Dios,
y yo sin excusas 
me levanto para rezar los dos.

Si enfermo estoy, 
no dudaría en mirar
desde la ventana y contemplarme,
como lo hacen los pájaros
 desde el árbol que en esta mañana
 tampoco quieren volar.
Me gusta
 cuando me coloca la bufanda de hilo,
y me mima,
 cuando duermo en su seno tranquilo.

A pesar de nuestras pequeñas diferencias,
casi siempre, 
siempre me da un beso,
y me prepara sus chocolates con maní.
Y cuando llego a casa,
me espera sentada en la sala,
como siempre lo hace,
y eso lo hace muy especial para mí.
 
Bαjo el Noмвre de Poeтιтα αzυl®/

No hay comentarios:

Publicar un comentario